¿Por qué los matemáticos suelen ser buenos músicos?

Share

Las matemáticas nunca han sido mi fuerte, pero sí el de muchos de mis amigos a los que curiosamente, también se les da bien la música.

matemáticas-y-música-e1462368268193

Ser matemático es algo complicado. Requiere de una gran comprensión de las diferentes corrientes que convergen en el lenguaje matemático y de mucha derivación personal hacia temas abstractos, que a priori, no portan una solución práctica. Por esta y muchas otras razones, las matemáticas son una elección que debe realizarse con cabeza, pues no todos estamos mentalmente preparados para afrontarlas (y obtener resultados).

La respuesta nos la trae Tim Gowers, matemático en la Universidad de Cambridge en The IndependentTomando cómo ejemplo al ilustre Albert Einstein, quién conociese mejor podría decirnos que además de su predilección por las matemáticas, era un gran pianista y violinista.

Su segunda esposa, Elsa, afirmaba que cuándo se trataba de solucionar un problema matemático, se sentaba en el piano y tocaba durante un largo rato. Un periodo de dos semanas de piano le llevó a esbozar los primeros esquemas sobre el principio de la relatividad.

“Si no fuese físico, sería probablemente músico. A menudo pienso en la música. Mis sueños son sobre música y veo mi vida como si fuese parte de ella” – Albert Einstein.

Pero qué razón se esconderá detrás, ¿matemáticas y música son disciplinas similares? ¿es cuestión de genética? ¿coincidencias?

1931 --- El mundialmente famoso físico y profesor Albert Einstein se muestra sentado a bordo de la S. Belgenland, viajando desde Nueva York a San Diego. Aquí, él está sentado y tocando el violín para su ocio. --- Imagen de © Bettmann / CORBIS

1931 — El mundialmente famoso físico y profesor Albert Einstein se muestra sentado a bordo de la S. Belgenland, viajando desde Nueva York a San Diego. Aquí, él está sentado y tocando el violín para su ocio. — Imagen de © Bettmann / CORBIS.

Los matemáticos suelen ser buenos músicos

Las primeras evidencias nos la ofrecen las conexiones que existen entre varias notas musicales y valores matemáticos. Mientras que una octava está dividida por un factor de 2, dos notas están separadas en un teclado por la doceava raíz de 2 (1,059). Y por supuesto, podemos encontrar ecuaciones en la música, cómo la de la altura en una nota musical:

f = 2^{n/12} \times 440 \,\text{Hz}\,

Al igual que en un complejo problema matemático, una canción requiere de una estructura armoniosamente diseñada, todo debe encajar. Esta lógica la podíamos encontrar en la música que componía Wolfgang Amadeus Mozart, con unas estructuras impecables y una belleza característica.

Pero sin embargo el compositor más característico de combinar las matemáticas y la música fue Johann Sebastian Bach. En sus obras, es característico un patrón sencillo en el comienzo, que va tomando complejidad conforme transcurre, teniendo un gran impacto en el espectador. Para que esto suceda, Bach tuvo que diseñar en su mente una ecuación que permitiese en los límites de lo posible escalar en complejidad manteniendo una belleza en su estructura y sintaxis atractiva para el espectador y mientras mantiene una dificultad adaptada para los músicos.

Volviendo a nuestra cuestión, nos encontramos a grandes músicos que ni siquiera cursaron matemáticas en el colegio, y grandes matemáticos incapaces de tocar un par de notas. La conclusión que mantengo es que ambas disciplinas tienen un vínculo estrecho, pero cómo cualquier otra corriente depende tanto de nuestra genética, cómo de nuestro ambiente, las condiciones deben ser favorables para que ello ocurra y por supuesto, nuestro interés.

Publicado en omicrono.elespanol.com

Música para ser mejor en matemática

Share

Estudiantes de Psicología indagaron su relación en una clase de primaria de Montevideo con resultados positivos.

música matemática

Investigan relación entre la música y las matemáticas. Foto: N. Pereyra

JUAN PABLO DE MARCO 09 mar 2016

A mayor sensibilidad con la música, mayor rendimiento en matemática. A esa conclusión científica querían llegar estudiantes de la Facultad de Psicología, quienes el año pasado hicieron una investigación en la clase de alumnos de primer año de la escuela nº 61. Y, si bien los resultados no fueron determinantes, sí fueron muy positivos.

Gracias al Programa de Apoyo a la Investigación Estudiantil, a Bruno Fleischer, Luis Gutiérrez, Matías Vitureira (junto a los tutores Alejandro Maiche y Leonardo Croatto), se les ocurrió confirmar esta hipótesis.

Entonces tomaron un grupo de 19 alumnos de la escuela (quienes tenían un promedio de 7 años de edad) y los dividieron en dos equipos. La primera etapa consistió en una prueba de matemática para conocer el nivel en el que estaban.

Luego, durante un mes, hicieron ocho talleres musicales en un salón. Cada taller duraba 40 minutos y el objetivo era que aprendieran cuatro canciones de niños (“Conga, Conga” y “El orangután y la orangutana” fueron dos de ellas). “Eran canciones rítmicas”, comentó Maiche.

Mientras se le brindaban estos talleres a una parte del grupo, la maestra seguía dando clases curriculares al otro.

Luego de realizarse esos ocho talleres, se hizo la misma prueba de matemática a las dos fracciones. “Lo que observamos es que el grupo que intervenimos tuvo un mejor desempeño, en promedio, en matemática. Y en el no intervenido no hubo ningún cambio”, comentó Bruno Fischer.

Después, repitieron el proceso con el no intervenido. Y, cuando al final les hicieron las evaluaciones, encontraron que también habían mejorado tras los talleres musicales.

¿Por qué y para qué?

Hay un área del cerebro (surcointraparietal) que es la que procesa magnitudes de distinto tipo (tiempos, números y distancias).

La teoría que hay detrás de esto, cuenta Maiche, es que si se fortalece el procesamiento de magnitudes temporales —una de las maneras es en la práctica del ritmo con la música— puede haber una repercusión indirecta sobre el procesamiento en cantidades. Es decir, puede haber una mejora en sumar y restar.

Esta teoría, expuesta por el neurocientífico británico Vincent Walsh, se agrega a la realizada por los italianos Christian Agrillo y Laura Piffer (2012) que concluye que los músicos profesionales tienen un mejor desempeño en las magnitudes de tiempo, números y distancias en comparación con los que no son músicos

Maiche comparó la relación matemática-música con otro tipo de actividad. “Es razonable pensar que si vos sos un deportista, sos saludable”, comentó. “Es raro suponer que si una cosa anda bien, lo otro ande terriblemente mal. Es decir, es raro suponer que si vos sos deportista, no seas saludable. Podría suceder, pero es raro”, agregó.

De confirmarse más evidencias científicas sobre este tema, para Maiche podría ser positivo realizar intervenciones musicales puntuales en las escuelas con un objetivo: favorecer el aprendizaje de matemáticas.

Y la idea es hacerlas en niños que están en primero de escuela. “Es una edad en la que están ingresando al símbolo”, puntualizó Maiche. “Incentivar la simbologización de las cosas, es para que a la larga los alumnos lo hagan de manera automática. Que puedan hacer 38 más 42 más rápido”, comentó el científico.

Futuro.

La intención de estos investigadores, que están nucleados en el equipo de Cognición Numérica de la Facultad de Psicología, es continuar indagando cómo mejorar el rendimiento de los niños en matemática.

Para ello, este año apuntan a presentar otro proyecto para que sean los padres los que ayuden en este tema. Pueden ser “más efectivos que las maestras”, opinó Maiche.

En este sentido, piensan crear una investigación que tenga a los padres en un rol más proactivo. “La idea es que asignen juegos todos los días de la semana y luego reporten cuánto tiempo jugaron y cuáles fueron los resultados”, comentó Maiche.

Programa para que los estudiantes investiguen.

Los estudiantes presentaron esta propuesta de investigación a la Comisión Sectorial de Investigación Científica (CSIC) de la Universidad de la República. El programa de apoyo a la investigación de los estudiantes les proporcionó 25.000 pesos, que les permitieron solventar traslados y otro tipo de gastos. A este programa, de larga data en Udelar, pueden aplicar todas las facultades.

OTROS EFECTOS DE LA MÚSICA

Resistencia: luces que se encienden al circular

Otro estudio, divulgado en la revista Journal of Sport & Exercise Psychology, muestra que escuchando los géneros rock o pop aumenta la resistencia física un 15% respecto a si no se la escucha.

Cardíaco: beneficia al sistema vascular

El Centro Médico de la Universidad de Marylan, según cita el sitio Muy Interesante, demostró que la música puede beneficiar al sistema cardiovascular tanto como hacer ejercicio o algunos remedios.

Comunicación: ayuda en lectura y vocabulario

Un estudio publicado por la revista Nature Reviews Neuroscience señala que la música es un instrumento que beneficia otros aspectos de la comunicación. Por ejemplo, en vocabulario y lectura.

Publicado en elpais.com.uy

Las matemáticas se aprenden mejor en clases con música

Share

Robert MacCarthy es un profesor de primaria de un colegio de California, Estados Unidos, que encontró la fórmula perfecta para que sus alumnos aprendan las matemáticas de manera sencilla y divertida. En YouTube se compartió su técnica.

base_image

Tal como se aprecia en el video de YouTube, el profesor conocido como “Mr. Mac” utiliza la música para hacer sus clases más entretenidas y hacer que sus alumnos aprendan el álgebra y la aritmética.

En la reproducción de YouTube, se aprecia que el educador hace que sus alumnos creen canciones y realicen videoclips para aprender matemáticas. Estos clips luego serán compartidos en las redes sociales, lo que hará que los alumnos vean una y otra vez fuera de clases estos musicales y aprendan.

Esta técnica les gusta a sus alumnos del Willard Middle School. “Él hace todo tan divertido como un juego, y eso hace que entendamos todo”, contó uno de los escolares en el video de YouTube.

El canal SoulPancake fue el encargado de contar la historia del profesor “Mr. Mac”. El video fue compartido el tres de noviembre y hasta la fecha cuenta con más de 75 mil reproducciones en YouTube.

Publicado en: elcomercio.pe

Share
Share