Oskar Fischinger, el artista absoluto perseguido por Hitler

Share
“La música no se limita al mundo sonoro. También existe la música visual”. Esta frase pertenece a Oskar Fischinger, un polifacético artista alemán que se aventuró a combinar la geometría y la música. Con motivo del 117.º aniversario de su nacimiento, el gigante Google ha creado un doodle interactivo muy especial.

El buscador por excelencia invita a sus usuarios a sentirse músicos por un día. Tras clickar en el hoy abstracto logo de Google, el navegador nos traslada a una nueva pantalla donde se pueden hacer composiciones musicales visuales. A partir de aquí hay que crear diferentes figuras geométricas seleccionando las casillas en blanco como si fueran notas. La música sonará distinta cada vez que la secuencia se vaya cambiando.

Oskar Fischinger ha sido recordado por Google. El buscador quiere promover nuestra creatividad musical con su doodle de hoy

Oskar Fischinger ha sido recordado por Google. El buscador quiere promover nuestra creatividad musical con su doodle de hoy (Google)
Definir a Oskar Fischinger como polifacético no es gratuito. Se adentró en el mundo de la pintura, el violín, la animación y en el cine supo crear obras tanto abstractas como revolucionarias para su época. Tanto impactaron sus creaciones que el dictador Adolf Hitler las tachó de “arte degenerado” y Fischinger tuvo que huir de esa Alemania nazi rumbo a Estados Unidos en 1936.

Este artista alemán pensó que al otro lado del charco valorarían más sus composiciones, pero era demasiado avanzado para su época y no acabó de cuajar. Todo eran problemas. Trabajó para una película de Disney llamada ‘Fantasía’, pero la escena en la que participó fue eliminada en el montaje final. También compuso un poema óptico en ‘La segunda rapsodia húngara’ de Liszt, pero su aportación no fue remunerada.

Oskar Fischinger está considerado como el padre de los videoclips de música modernos

Oskar Fischinger (1900-1967) fue un artista vanguardista incomprendido (-)

Después de varios fracasos conoció el éxito gracias a la vertiente del diseño, donde manejaba la animación gráfica como pocos. Ahí sincronizaba figuras abstractas con la música. Su dedicación en cada pieza era absoluta y podía pasarse hasta unos años sumergido en un mismo proyecto. Hoy en día parece algo menor, pero Oskar Fischinger, que falleció con 67 años, está considerado por muchos como el padre de los videoclips de música modernos.

El concepto de música visual designa toda una corriente de animación abstracta representada como nadie por Oskar Fischinger. Unificó las composiciones pictóricas geométricas con temas musicales de origen clásico. Sus poemas ópticos hallan cadencias temporales cuyos recursos dinámicos han inspirado después innumerables vídeos musicales posteriores.

Hizo más de 50 cortos como animador, pero después el artista alemán se volcó por completo en la pintura al óleo. Dibujó obras que capturaban sobre todo el movimiento dramático y el sentimiento que quería para sus películas. Y como no cesaba en su búsqueda por nuevas técnicas, llegó a inventar el Lumigraph, una especie de instrumento que producía pantallas cromáticas con movimientos de las manos. Algo así como una pintura óptica en movimiento que ha resultado ser la precursora de los juegos multi-touch, en los que se interactúa con una pantalla usando los dedos.

Publicado en www.lavanguardia.com | REDACCIÓN, Barcelona

Otilca Radio

Deja un comentario