5 BENEFICIOS DE LA MÚSICA PARA SER UN BUEN GERENTE

Share

Los gerentes y demás directivos con total responsabilidad en el control, planeación, desarrollo e implementación de acciones estratégicas en las organizaciones suelen experimentar altos niveles de estrés. Para manejar el estrés se han identificado técnicas como la práctica de deportes, cocinar o leer un buen libro. La práctica frecuente de la música logra efectos maravillosos e insospechados en el manejo del estrés y por ello se está constituyendo en la técnica con excelentes resultados en la consecución del bienestar integral de los trabajadores.

Colon-Jordi-Savall-700x393

AQUÍ PRESENTAMOS 5 RAZONES POR LAS CUALES UN EJECUTIVO CON FUNCIONES DIRECTIVAS DEBERÍA RECIBIR FORMACIÓN MUSICAL PARA ALCANZAR UN ADECUADO MANEJO DEL ESTRÉS.

1.  CAPACIDAD DE ESCUCHA.

La falta de escucha por parte del jefe suele ser una queja recurrente entre los empleados. La falta de escucha se manifiesta en una incapacidad personal tanto para formalizar espacios de comunicación con los colaboradores como la dificultad para identificar el contenido emocional que se moviliza en cada acto comunicativo. La formación musical entrena la habilidad de la escucha empática, es decir, la identificación de matices emocionales como la angustia, ansiedad, tristeza, ira o alegría que están a la base de las conversaciones con los subalternos. Como consecuencia, el jefe será percibido como abierto y empático.

2.  COORDINACIÓN DE ACTIVIDADES.

Suele pasar que el jefe está demasiado concentrado en el objetivo y menos en los procesos que dan lugar al resultado. El monitoreo de los procesos generalmente es una función realizada por mandos medios. A través de la formación musical, los directivos pueden hacerse atentos a los procesos que dar como resultado un indicador positivo. La coordinación de actividades supone que el directivo sea capaz de articular las acciones individuales desarrolladas por cada uno de los miembros del equipo de trabajo de manera que ninguna acción pasa desapercibida, no es despreciada ni subestimada.

3. APERTURA DE PARADIGMAS:

los músicos son maestros en la interpretación, es decir, que reconocen las innumerables opciones que existen para ejecutar una melodía. Quien se entrena musicalmente es hábil para reconocer múltiples vías para actuar. Es capaz de identificar las estrategias y verbalizarlas.

4. TRABAJO EN EQUIPO.

La especificidad en la ejecución de cada uno de los instrumentos musicales permite que se destaque la individualidad de los músicos así como su capacidad para interactuar armónicamente con los demás. Ninguno queda en segundo plano. Esta formación es fundamental para que los directivos entrenen sus habilidades para reconocer y reforzar las individualidades a fin de fortalecer la interacción armónica entre los colaboradores. En este sentido, el directivo es el primer gestor y responsable de los equipos de trabajo.

5. GESTIÓN DE LA DIVERSIDAD.

Existe un mito entre los directivos que quisieran tener trabajadores estandarizados que aseguren un rendimiento sostenido. La realidad es otra y es que las personas son diferentes. Un líder, así como un músico debe entrenarse en las habilidades esenciales para la gestión de la diversidad. Así las cosas, es indispensable que el directivo sea hábil para reconocer los talentos individuales, facilite la interacción, desarrolle proyectos comunes, dé la palabra a cada uno según su especialidad y sea un destacado gestor de conflictos. Todas estas son habilidades que se desarrollan con la práctica frecuente de la música.

Publicado en: http://laburando.larevista.in/2016/01/04/5-beneficios-de-la-musica-para-ser-un-buen-gerente/

Deja un comentario