Otilca puso sabor insular en el Teresa Carreño

“La Mujer Margariteña” se hace sentir en la ciudad capital

Foto: Antonio Vizcaya Loreto

Foto: Antonio Vizcaya Loreto

***A través de un repertorio que incluyó galerones y malagueñas dedicados a la mujer margariteña y a la Virgen del Valle, la Orquesta Típica Luisa Cáceres de Arismendi cautivó al público de la gran Caracas.***

Antonio Vizcaya Loreto.- La margariteñidad cobijó la Sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño durante este fin de semana. Otilca debutó por la puerta grande ante el público capitalino que disfrutó del repertorio del concierto “La mujer margariteña”.

Las magistrales interpretaciones de la Orquesta Típica Luisa Cáceres de Arismendi (Otilca), junto a las voces regionales de Ynés Rojas, Lucienne Sanabria, Eva Rivas, Luzbimar González, Ernesto Da Silva “El Ciclón de Margarita” y el pequeño Robert Jesús Marín y José Gregorio  “Yoyo” González, se ganaron los aplausos y la ovación de los presentes que, sin importar la lluvia, acudieron para disfrutar de galerones y malagueñas orientales.

Foto: Antonio Vizcaya Loreto

Foto: Antonio Vizcaya Loreto

“Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo, gloria a la Virgen del Valle, que nos cubre con su manto…”, cantaba con inspiración Lucienne Sanabria, quien en pleno escenario cautivó al público y puso a corear a los caraqueños esta emblemática pieza dedicada a la Patrona de Oriente. La cantante aprovechó la oportunidad para rendir tributo con su música a la recién fallecida artista cumanés, María Rodríguez, orgullo del oriente venezolano.

La velada inició pasadas las 7:00 de la noche del sábado 4 de octubre con una composición romántica del maestro González, en la que la

joven Yanaika Marcano participó con la viola como solista. Esta pieza originalmente fue inspirada y dedicada por el autor a Nathalia Andrea Quintero, coordinadora general de Otilca.

Angelitos negros

En medio de un emotivo ambiente, en el que Frank Armas tuvo la tarea de presentar cada uno de los temas y al que no dejaron de asistir margariteños residentes en Caracas, este concierto -de una hora y media de duración- ofreció obras musicales que, de la mano del director de Otilca, Samuel González Castrillo, enaltecieron a la mujer del territorio insular y por supuesto a la Virgen marinera.

Los “Angelitos Negros de Andrés Eloy Blanco”, el famoso poeta cumanés, no podían faltar en esta compilación y en la voz de Ynés Rojas, junto a la declamación de Armas, arrugaron el corazón de más de uno que, sin pensarlo dos veces, se levantaron de las butacas para aplaudir la puesta en escena.

De igual forma Otilca, con unos 40 músicos en tarima, puso ritmo a los versos que el popular “Ciclón de Margarita” improvisó en la ciudad capital. Con su ingenio y creatividad Da Silva enalteció a la mujer margariteña y conjugó su letra con palabras de agradecimiento al público caraqueño.

Plato fuerte de la noche

El plato fuerte de la noche estuvo representado en “La Mujer Margariteña”, un tema que compuesto por da Silva, e interpretado en cuarteto, rindió pleitesía a la mujer empanadera, esposa del pescador, madre, ama de casa, trabajadora, entre otras múltiples facetas.

Foto: Antonio Vizcaya Loreto

Foto: Antonio Vizcaya Loreto

De esta forma y en medio del transcurrir de la noche, Luisa Cáceres de Arismendi fue recordada y loada por Da Silva con “Digna Heroína”. Eva Rivas hizo estremecer las fibras del alma con “Desesperanza” y de igual forma Luzbimar González hizo súplicas a través del tema “Quisiera” de Augusto Fermín.

Finalmente y gracias a la sorpresa que la orquesta tenía preparada para el público, los presentes se pasearon por el llano venezolano y con especial atención en el violín del concertino Daniel Quintero, disfrutaron de “Apure Diablo”, con arreglo instrumental efectuado por el maestro González Castrillo.

Deja un comentario