Lo que se hace para gerenciar nuestra hermosa OTILCA.  Parte I.

Share

imagen otilca media pagina

Por César Mendoza CEO de VIP Professional Group, C.A   / @viprogroup

Hace algunos días tuve una muy buena reunión con la Directiva de OTILCA; en ella debíamos establecer algunas estrategias vinculadas a la celebración de su Quinto Aniversario y el Plan de Marketing que seguirían para el año 2014.

En esa oportunidad discutíamos sobre los objetivos de la organización, los pasos a seguir para continuar creciendo, lo que se tiene hasta ahora y lo que se espera lograr. Hicimos una profunda revisión de la administración de OTILCA y de lo más importante para ellos: su gente.

Después de cinco largas horas de trabajo ininterrumpido, quedaron plasmadas en nuestras libretas una cantidad de notas que reflejan un sueño inmenso. Pero además, se dejóconstancia de todo lo que viene haciendo esta prestigiosa institución por enaltecer la música Venezolana en el Estado Nueva Esparta y en toda Venezuela.

Después de analizar cuidadosamente lo anotado, se me ocurrió redactar un artículo de dos partes, en los que comparto con ustedes “lo que se hace para gerenciar nuestra hermosa OTILCA”:

  1. Mantener un verdadero sentido de pertenencia. No es común encontrar organizaciones en las que el equipo de trabajo esté completamente identificado con su misión, visión y valores. Sin embargo, en esta genial Escuela de Música se nota el esfuerzo que se ha hecho por impregnar a toda su gente de este sentido de pertenencia. Me parece que la música ha contribuido muchísimo como transmisor del mensaje. Pero en definitiva, se nota que todos caminan en un mismo sentido y que están convencidos del enorme valor de lo que hacen.
  2. Tener muy claro a quién se dirige su trabajo. OTILCA trabaja para los jóvenes, sí, sólo para los jóvenes. Aquellos a quienes la edad les otorga la legitimidad para afirmar que lo son y aquellos a los que el espíritu les otorga la energía para vivir como si lo fueran. Porque la edad no es un impedimento para ser un gran músico, pero dejar de pensar como un niño, de soñar como un niño y de sentir como un niño, en definitiva limita toda posibilidad de crecimiento en el maravilloso arte de los sonidos.
  3. Equipar a las personas. En esa organización se trabaja día y noche por otorgarle herramientas a la gente para que hagan de sus vidas una experiencia extraordinaria. En 2014 se han propuesto aumentar significativamente las acciones para entregar más de lo que mejor saben hacer y llegar a un mayor número de personas que reciban los beneficios que la música tiene para ellos.
  4. Establecer estrategias. La mejor improvisación es la que se ensaya cien veces. Por eso en la OTILCA se planifica constantemente el trabajo que se va a ejecutar, procurando siempre alcanzar objetivos precisos sin descuidar sus valores y principios en la ejecución de las tareas.
  5. Reconocer que son vulnerables. Mantenerse humanos es la clave que tienen para conectar efectivamente con las personas, ser vulnerables es una condición natural de los seres humanos y por lo tanto no se avergüenzan de sus errores y fallas. Al contrario, siempre las tienen presentes para mejorar cada día y superar las adversidades que se les presentan.
  6. Apoyarse en Consultores. Precisamente la humildad de reconocer que no se las saben todas, los ha traído hasta nuestras oficinas a recibir algunos consejos para mejorar su marketing tradicional y digital. Aceptar sus debilidades resulta clave para sacar provecho de la asesoría de una empresa consultora y debo reconocer que en la OTILCA tenemos un gran equipo gerencial que defiende sus propuestas con vehemencia cuando es necesario hacerlo, pero que calla y toma nota cuando se percata que hay algo que mejorar.
  7. Respetar profundamente a sus colegas. Es bueno ver que no asumen a sus colegas como competidores y que su actitud es siempre integrar, sumar voluntades para construir el Sound Track del Oriente Venezolano.
  8. Establecer alianzas memorables. Desde ya, debo destacar dos alianzas que darán mucho de qué hablar: la primera es con la Asociación Nacional de Institutos Educativos Privados (ANDIEP), quien auspiciará la gira de visitas que la OTILCA realizará a varios de los colegios privados de su comunidad para promover la cultura popular venezolana ante los niños, niñas y adolescentes que estudian en dichas instituciones. La segunda alianza que debo destacar es la realizada entre OTILCA y el Ensamble KAINA (de Cumaná, Estado Sucre), un proyecto que pretende seguir fortaleciendo nuestra música, apoyando a los talentosos jóvenes que promueven la cultura popular venezolana y generando cada vez más espacios para que las personas puedan apreciar que en esta tierra se hace la mejor música del mundo.

Con estas ocho acciones que he descrito, pretendo dejar un aporte de lo que he extraído de mi experiencia con OTILCA a todas las organizaciones que llevan a cabo proyectos vinculados con la música. En la próxima edición de la revista compartiré con ustedes otras ocho acciones que realiza la Escuela de Música Luisa Cáceres de Arismendi y que considero deben ser valoradas para integrarlas dentro de la filosofía de cualquier emprendimiento, empresa o institución. Leer segunda parte…

síguenos en twitter

 

Deja un comentario